Leica Q

Aunque parezca mentira, he esperado casi 3 años a echarle el guante a este “juguete” de nuestra venerada Leica.

He de decir que me encontraba un poco reticente a probar una Leica con visor electrónico, autofoco y algo más grande que la X2 (posiblemente mi APS-C favorita), pero es que la Q es Full Frame y monta un espectacular Summilux 28 1.7, que ya sólo vale como el cuerpo más objetivo, prácticamente nos están dando un cuerpo “gratis”.

 
 

Nada más cogerla ya se nota el peso, que todo está en su sitio, como no podía ser menos. Al cabo de cinco minutos de trastear con los menús (en la estela de las últimas M, o sea, muy accesibles), hacerte a los botones y colocar las manos en su posición correcta, todo resulta muy natural, casi como de una M de carrete se tratase. 

A los diales ya clásicos de velocidad y encendido, se les une una rueda configurable muy útil, por ejemplo, para controlar la compensación de la exposición.

 
 

Es curioso que el objetivo se nota como uno mecánico para la M (lo es), y con un sencillo clic de pestaña puedes enfocar manualmente o dejar que la máquina lo haga por ti. También con un suave giro del anillo pasamos al modo macro que es espectacular, ¡hasta 30cm a 1.7! 

Volviendo al visor, creo que estamos ante el futuro, al que le queda un largo recorrido por delante, aunque es cuestión de gustos, a mí es lo que me ha gustado menos de la cámara y casi un factor determinante para no poseer una, estoy muy hecho a los buenos ópticos. 

La cámara tiene unos útiles modos de recorte 35mm y 50mm, que con la calidad del sensor, y los 24mpx, tenemos de sobra para obtener imágenes de calidad.

El AF es el más rápido que me he encontrado en una cámara de focal fija, indiscutible. Da igual el modo de enfoque que elijamos, es endiabladamente rápido y lo que es mejor, preciso!

Respecto al foco manual, una gozada, sentir en tus manos que tienes un leica mecánico no tiene precio y con la ayuda del visor no tendremos problemas en clavarlo.

El sensor es maravilloso, no sé si se ha usado el mismo que en la M240 pero tanto el ISO que aguanta el tipo perfectamente hasta 3200-6400 dependiendo condiciones de luz, hasta los colores y la gama tonal en blanco y negro son impresionantes. Bien procesados, le da un aire a la mítica portra, con su suavidad. Además con una buena tarjeta SD, el procesador se come los RAW.

La duración de la batería no está mal, pero lejos de estar al nivel de la M240.

Creo que es una cámara casi perfecta, le pediría un mejor visor electrónico o ya puestos a pedir uno óptico, y que fuese un 35mm una focal más versátil bajo mi punto de vista, con una lente algo más pequeña; eso sí como callejera, ese 28mm es genial.

Después de tenerla un tiempo y probarla a gusto, un buen amigo me pidió que le consiguiese una y sé que no puede estar en mejores manos. (Gracias, Pedro, por las fotos de la cámara).

Podemos encontrar una buena inspiración en Bret Curry (Instagram).

Os dejo con unas fotos realizadas por un servidor, y con un par de Instagram que muestran el potencial que tiene este bicho!

 
 
REVIEWSBruno GraciaComentario