INDIA-BIJAPUR

Después de una de las peores noches que recuerdo de mi vida, a causa del trayecto de 9 horas desde Pune hasta Bijapur, en un autobús cama (por llamar cama al ataúd donde nos metíamos para “dormir”), y por caminos de cabras , mal llamadas carreteras, llegué aún sin asomar el Sol, a una de las joyas escondidas de la India, Viyajapura. 

No voy a detenerme a hablarlos de la historia del lugar, pero me quedé fascinado con el mausoleo, Gol Gumbaz, cuya cúpula (la segunda más grande del mundo) parece estar dormida por los siglos de los siglos.

Todo impresionante, imperial: Mausoleos, mezquitas, avenidas, ríos… y deliciosa comida.